El agua, imprescindible compañera de viaje

Desde siempre he preferido ver el lado positivo de las cosas, pero hay situaciones en que por más que te esfuerces en hacerlo así, una y otra vez acabas vislumbrando que todo apunta en sentido contrario.

Y creo que éste es el caso del agua actualmente; estamos viendo los primeros escarceos, que no paran de apuntar al mismo sitio una y otra vez, y que mucho me temo que antes o después se unirá a la carrera que desde hace ya tiempo emprendieron la luz, el gas y los combustibles.

Pero aquí hay una gran diferencia, y es que el agua es vida.

Hace mucho tiempo que venimos malgastándola de las más diversas maneras, porque somos así y que se salve el que pueda, pero lo que no es de recibo es que nuestros dirigentes tampoco hayan puesto nada de su parte para tratar de arreglar o al menos paliar en parte el asunto.

Me viene a la cabeza la tan traída y llevada presa de Rules, entre los términos municipales de Órgiva y Vélez de Benaudalla (Granada), en la que se invirtieron más de 14.000 millones de pesetas que no valen para nada, pues el agua que se acumula no se puede utilizar ni para riego ni para consumo humano. Ole ahí nuestras cabezas gobernantes.

La terminó uno de nuestros ineptos presidentes, y hay que ver, ni él ni nadie de los miles de funcionarios, técnicos, mandamases y toda la caterva de adscritos, supuestamente expertos en la materia, cayeron en la cuenta de que toda aquélla inversión e infraestructura no servían para nada, toda vez que no se iba a dotar al embalse de las oportunas y adecuadas canalizaciones que se requerían para su total aprovechamiento.

Y es el caso que 17 años después seguimos en las mismas, o sea, sin poder utilizar esas aguas ni para consumo humano ni para regadío.

Desconozco si habrá alguna Ley por la que se pudiera denunciar y enjuiciar a los responsables de tal desaguisado, que no estamos hablando de unas pesetillas, sino de miles de millones de ellas, y que paguen por su insensatez y por su mala fe. Pero claro, parece que a nuestra clase dirigente se les juzga de muy distinta manera que a cualquiera de los demás ciudadanos y, además, caso de que en alguna ocasión se les condene, para eso están sus amigos que han quedado en el Gobierno de la nación para prepararles el indulto antes incluso de que lo soliciten.

Para hacer lo que hicieron, mejor se hubieran estado quietos, pues al menos esos 14.000 millones de pesetas se podrían haber invertido en otras cosas siempre necesarias, como educación, sanidad, investigación, etc., y el río que por ahí transcurría, lo hubiera seguido haciendo, pero con la particularidad de que sí se podrían haber aprovechado sus aguas para consumo humano y para riego, como de hecho hasta ese momento se había venido haciendo.

¿A ti se te ocurriría hacer un botijo sin pitorro?, ¿a ti se te ocurriría hacer una fuente sin caño? Pues a algunos de nuestros mandamases y a su miríada de adláteres, sí. Muy listos que son ellos.

Pues ahí siguen estando y nosotros seguimos votándolos.

¡Que no nos pase nada!

Que ustedes sigan bien.

Anuncio publicitario

Acerca de Roberto Balboa

Me gusta viajar, leer, la naturaleza y los animales, aunque no desprecio una buena conversación al fragor de una crepitante chimenea con unos vinillos de la tierra.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s