¡¡¡Basta ya de mentiras!!!

Quienes me conocéis sabéis que no comulgo con ruedas de molino, y que tengo la fea costumbre de llamar al pan pan y al vino vino.
Y como no podía ser de otra manera, en el terreno de la política, tampoco soy muy políticamente correcto, pues ni PP ni PSOE son santos de mi devoción.
Y no es que yo sea un detractor acérrimo de unos u otros, pues cuando se lo han merecido he alabado y criticado tanto a unos como a otros.
Pero es que a estas alturas ya me tienen muy cabreado los dos, porque los dos nos mienten más que nos hablan, y mira que nos hablan. Bueno, si exceptuamos al sr. Rajoy, ése que de momento sigue sin dar la cara por ningún lado, ése que tanto criticaba a su homónimo del otro partido porque no daba la cara, ése que tantas veces le dijo a ZP que nos estaba engañando a todos los españoles.
Pues sí, el sr. Rajoy llevaba razón, pero el problema está en que ahora él hace exactamente lo mismo que criticó en su predecesor en el cargo. Nos miente y no da la cara.
¿Hasta cuándo vamos a ser indolentes?
¿Hasta cuándo vamos a aguantar que unos y otros nos mientan?
¿Hasta cuándo vamos a aguantar que unos y otros nos esquilmen (por no decir malgasten o roben) el dinero público?
¿Hasta cuándo vamos a seguir pagando las clases medias las tropelías que ellos cometen?
¿Hasta cuándo vamos a tener que seguir financiando a los bancos y cajas (que son empresas privadas) con el dinero público?
Podríamos seguir enumerando un montón de desaguisados que se están produciendo continuamente en el país, pero los días de mi vida, por desgracia, son finitos, por lo que aunque quisiera no tendría suficiente tiempo de enumerarlos.
Hace poco me he encontrado circulando por internet una cita muy interesante, que define con mucho detalle lo que nos está ocurriendo, con la salvedad de que fue escrita hace muchos años. La cita es de Ayn Rand (1905-1982) filósofa y escritora estadounidense de origen ruso, y dice así:
“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada.”
Y como no quiero ser muy pesado, mejor os pongo dos ejemplos gráficos de lo que os hablaba, por aquello de que una imagen vale más que mil palabras, aunque en este caso ambas vayan unidas. Puedes verlos en los dos enlaces de abajo y decidir por ti mismo.
http://www.youtube.com/watch_popup?v=r8WzucA518U
http://www.youtube.com/watch_popup?v=uqDNOfTHbc8

Anuncios

Acerca de Roberto Balboa

Me gusta viajar, leer, la naturaleza y los animales, aunque no desprecio una buena conversación al fragor de una crepitante chimenea con unos vinillos de la tierra.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s