Vivimos tiempos convulsos

 

Vivimos tiempos convulsos y vemos con estupor como quienes deben velar por nuestra protección en todos los aspectos, andan un poco remisos, como desganados.

Jamás a un español le faltó arrojo para hacer lo que tuviera que hacer, pero estoy viendo en nuestros mandamases una tibieza y una laxitud en aplicar las Leyes, que me dejan obnubilado.

No entiendo que nos dotemos de Leyes para luego no cumplirlas, y máxime cuando quien se las salta son los encargados de velar por ellas y hacerlas cumplir.

Hasta dónde tenemos que sufrir los españoles de a pie esta ignominia; hasta cuándo vamos a seguir aguantando este espectáculo.

Creo que la sociedad española empieza a estar un poco cansada de esta parsimonia gubernamental, donde al ciudadano normal se le paran los pies enseguida, y a los que tendrían que dar ejemplo, algunos de nuestros políticos, se le hacen oídos sordos y se mira para otro lado.

Ayer alguien me mandó un vídeo donde se ve a unos cuantos Mozos de Escuadra haciendo la vista gorda con un señor que se encaramó a una estatua y le colocó una bandera catalana, para acto seguido impedirle el paso a rajatabla y casi de forma amenazante a otro señor que pretendía hacer lo mismo, pero con una bandera española. En mi tierra a esto se le llama prevaricar, y cuando la prevaricación la comete quien tiene que velar por la Ley y hacerla cumplir, me parece que estamos ante un caso muy grave que puede acarrear penas muy severas.

Me consta que ese vídeo lo han visto miles y miles de personas, de la misma manera que no dudo en que alguien de la Fiscalía también lo haya visto; lo que ya no sé es si la Fiscalía está actuando de oficio o tiene otras cosas más importantes que hacer y no se puede ocupar de eso.

En cualquier caso, no es la primera vez que vemos públicamente como se actúa contra la Ley.

Teniendo una Constitución, como marco de la convivencia de todos los españoles, y teniendo un Código Penal que tipifica ciertos delitos, no entiendo como nuestras instituciones, que se suponen nos representan a todos, no hacen nada al respecto, y si lo hacen, lo hacen con una desidia e inoperancia de la que ya estamos muy hartos muchísimos españoles de a pie.

Y es que hablamos de delitos muy graves contra la ciudadanía, ante los que no se debe ni puede actuar de manera pusilánime.

El artículo 544 del Código Penal, dice:

“Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.”

Y ante la gravedad de este delito, el siguiente artículo, el 545, le pone los puntos a las íes, y vean ustedes las posibles condenas:

“1. Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo.

2. Fuera de estos casos, se impondrá la pena de cuatro a ocho años de prisión, y la de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de cuatro a ocho años.”

Me parece que no estamos hablando de tonterías, o al menos a mí así me lo parece, pues pretender saltarse los derechos de los ciudadanos de un país, pisoteando de paso sus libertades, me parece el delito más grave que se puede cometer.

De ahí que no entienda la tibieza y dejadez con que se está actuando.

Hace muchos años, leí en algún sitio la siguiente frase:

“Quienes olvidan su Historia, están condenados a repetirla”.

Por nada del mundo me gustaría que nuestro país tuviera que volver a pasar por donde ya pasó, pero de seguir este camino los tiempos que se avecinan no son nada halagüeños.

Pero es que además, por encima de todas las leyes está nuestra Constitución, esa que redactaron entre todos los partidos del arco parlamentario de aquellos años, y que luego aprobamos por mayoría todos los ciudadanos del país, incluidos los catalanes. De ahí que ahora no me quepa en la cabeza, que esa minoría de catalanes que intenta doblegar la voluntad del resto de ciudadanos del país, intente remar contra esa misma Constitución que ellos también aprobaron.

Y en el artículo 155 de nuestra Constitución se dice:

“1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.”

Pero es que además de estos delitos, se les podría encausar por algunos más, como son el delito de desobediencia, que no conlleva cárcel pero sí multa e inhabilitación, recogido en el artículo 410 del Código Penal; el delito de malversación, recogido en los artículos 432 a 435 del Código Penal y que podría ser castigado con penas de prisión de cuatro a ocho años e inhabilitación absoluta por tiempo de diez a veinte años; el delito de prevaricación, regulado en los artículos 404 y siguientes del Código Penal, que tampoco supone cárcel pero sí pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo (no poder presentarse en una lista electoral) por tiempo de nueve a quince años.

En 1934, ante hechos muy similares, el Gobierno de la nación ordenó a la Guardia Civil la detención de los Mozos de Escuadra y del Gobierno en pleno de Cataluña. No digo ni quiero que pase lo mismo, pero cuando sembramos discordia, lo más probable es que cosechemos algo que no sea de nuestro agrado.

En fin, que ante estos hechos tan graves no entiendo la parsimonia de nuestro Gobierno y de algunas de sus instituciones, pero que aun así confío en que todo acabe bien por el bien de todos, y si hay alguien que prefiere seguir otros caminos menos demócratas, espero que la Ley le ponga en su sitio.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Derecho a no declarar; ¿legal?

En estos tiempos que corren, donde día sí y día también imputan a alguien y lo llaman a declarar por estar presuntamente implicado en alguna irregularidad, vemos como una y otra vez la mayoría se acogen a su derecho a no declarar, y al menos a mí me hace mucha gracia la tan repetida cantinela.
Y no es por nada, sino porque creo que existe por ahí la obligación de colaborar todos con la Justicia para el esclarecimiento de los hechos.
Y ahora, me pregunto: ¿Qué prevalece, el derecho o la obligación?
Imagino que cuando las cabezas sesudas y pensantes de quienes nos legislan y nos gobiernan han creado ese derecho a no declarar será por algo, pero tampoco es menos cierto que esas mismas cabezas han creado la obligación de colaborar con la Justicia.
No sé, puede que esté un poco espeso esta mañana, pero desde hace mucho tiempo le vengo dando vueltas a este tema en la cabeza y no termino de ver la luz, pues por muy válidos que sean ese derecho y esa obligación, para mis cortas entendederas están totalmente contrapuestos. Y ojo, que con esto no quiero decir que ambos no sean válidos, que muy probablemente lo serán.
En mi pueblo, desde que éramos niños, hemos oído decir a la gente mayor que “el que calla otorga”; pues eso traducido al tema que nos ocupa, vendría a equivaler que el que calla ante la Justicia y no la ayuda en el esclarecimiento de posibles delitos, es porque tiene algo que ocultar, pues de no ser así sería el primer interesado en que el asunto se esclareciera y poder dedicarse a menesteres más placenteros que estar inmerso en un proceso judicial.
Comprendo que se pueden dar circunstancias especiales cuando imputan a alguien, pero también comprendo que el inocente que es imputado no tiene nada que esconder, por lo que es el primer interesado en que el asunto se esclarezca lo más rápido posible, y por ello, su buena disposición a colaborar y a declarar ante la Justicia todo cuanto sabe sobre el asunto prevalece sobre todo lo demás.
Ni de lejos pretendo sentar principios nuevos que puedan ser mejores que los actuales; esto solo es una reflexión personal en voz alta, pero no quita que cada vez que veo en televisión algún imputado llamado a declarar, en la mayoría de los casos últimamente, como ya decía, sus declaraciones a la prensa invariablemente son que se ha acogido a su derecho a no declarar.
Como ya os decía al principio, cabezas bastante mejor amuebladas que la mía nos dotaron de esos derechos y obligaciones, pero tal vez no estaría de más replantearse ciertas cosas, pues no colaborar con la Justicia en el esclarecimiento de unos hechos delictivos, negándose a declarar, también puede ser constitutivo de un delito de obstrucción a la Justicia.
Y tú, ¿qué opinas?

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Hoy os voy a contar un cuento

Hoy os voy a contar un cuento, o una historia, que puede ser muy real, e incluso puede haber ocurrido. Veréis.
Había una vez un edificio de pisos, en donde moraba una tranquila y bien avenida comunidad de vecinos.
Un día apareció un nuevo vecino que vino a vivir a un piso que llevaba tiempo sin que nadie habitara en él.
Poco a poco, empezaron a surgir pequeños problemas con el nuevo vecino, que con el paso del tiempo fueron incrementándose.
La comunidad empezó a no estar tan bien avenida, pues nunca nadie había hecho nada que pudiera molestar al resto de vecinos. Lo que ahora le estaba ocurriendo, jamás había pasado.
El nuevo vecino se comportaba de manera antisocial, como si estuviera viviendo en su cortijo y no tuviera que tener en cuenta a los demás para vivir o hacer. Molestaba con ruidos todo el día, sacaba la basura de cualquier manera y ponía la escalera hecha una pocilga, pegaba patadas a las paredes de la escalera por el placer de ver su huella impresa en la misma, no ponía ningún cuidado en su casa y cada dos por tres inundaba el piso de abajo, no atendía a los requerimientos del presidente de la comunidad ni de los vecinos, no pagaba la cuota de la comunidad, no acudía a las reuniones de la misma si no era para amenazar a unos y otros, etc., etc., etc.
Pues hete aquí, que un día todo se volvió en su contra, y por su dejadez o poca sensatez o ambas cosas, tuvo la desgracia de que su piso ardiera por los cuatro costados y lo perdió todo. Y para mayor desgracia, no tenía seguro del piso. En fin, una ruina.
A ver si adivináis cuál fue la reacción de este mal vecino.
Pues echarle toda la culpa a la comunidad, y además, pretender que fuera la comunidad la que corriera con todos los gastos que se originarían con la reconstrucción de su piso.
¿Qué os parece? Él viviendo a su aire, por libre, sin compartir los gastos de la comunidad e incluso molestando a los vecinos, y ahora, que la desgracia se ceba en él, pretende que la comunidad pague los platos rotos de su dejadez, de su poca sensatez.
¿Qué habría que hacer con este vecino?
Se me ocurren mil cosas y seguro que a vosotros se os ocurren otras tantas.
Pues bien, ahora vamos a comparar esa situación, con la que estamos viviendo en el país.
Tuvimos un gobierno que inventó el ladrillazo y dio origen a una especulación atroz.
Tuvimos otro gobierno que no lo hizo bien por muy variadas y diferentes razones: corrupción, amiguismo, dejación de funciones, desgobierno, etc.
Tuvimos algunas instituciones dirigidas por esos (des)gobiernos que no estuvieron a la altura que de ellas se esperaba. Véase Banco de España, que no controló y supervisó las operaciones crediticias de bancos, cajas y cooperativas de crédito, como era su obligación, y dio lugar a la situación por la que están pasando actualmente.
Pues ahora, el gobierno actual, con sus subidas de impuestos, con sus recortes, con su reforma laboral, quiere que seamos los que no hemos tenido culpa, los que paguemos los platos rotos.
Igual que el vecino mal avenido: él mete la pata y pretende que sean los otros los que paguen.
Creo que la limpieza, los recortes y la reforma habría que empezarla por arriba, que han sido los que han metido la pata, y dejarnos a los de abajo de una puta vez en paz, porque nosotros, la única pata que hemos metido, ha sido votarlos.
Y sí, habría que botarlos, pero con “b” de burro.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nosotros… y nuestra España

Por desgracia, en España somos muy dados a las leyendas urbanas, a comentar y difundir aquello que nos llama la atención o que nos parece gracioso o bochornoso, sepamos o no si en realidad es una verdad contrastada.
Somos así por naturaleza, por tradición, puede que por deformación… en pocas palabras, porque nos da la gana.
En el estado de derecho con el que nos hemos dotado, tenemos una serie de pilares que nos ayudan a llevar hacia adelante nuestra joven democracia; puede que algunos de estos pilares estén más asentados que otros, que los veamos más próximos o que despierten en nosotros más o menos simpatías, pero sin duda, todos y cada uno de ellos nos ayudan en mayor o menor medida a ir construyendo nuestro futuro.
Muchos de nosotros no comulgamos con un buen montón de esas instituciones por los motivos más variados, pero nos guste o no, esas instituciones aportan su granito de arena al conjunto de la sociedad.
Es más, yo me atrevería a decir que criticamos a todas las instituciones en mayor o menor medida; obviamente unas tienen más detractores que otras, pero a nadie escapa que por criticar, lo criticamos todo. Desde la Corona, hasta el último edil del municipio más pequeño de España, nadie se salva de la quema, o sea, de nuestra crítica.
Evidentemente, no lo sabemos todo, y lo que es peor, jamás lo sabremos todo. Por ello, me hace mucha gracia cuando nos lanzamos como lobos feroces sobre tal o cual situación, sobre éste o aquél personaje mediático, o político, o… y lo despellejamos.
Ni siquiera respetamos a nuestros tribunales, que son con los que nos hemos dotado para que corrijan aquellas conductas tachables, aquellas conductas que intentan menoscabar los derechos de los demás.
Pretendemos sustituir muchos años de estudio y preparación de jueces, magistrados y fiscales, con nuestra osadía de estar a su altura, algo que ni de lejos podemos llegar a alcanzar si somos consecuentes y usamos del raciocinio con prudencia y mesura.
Decía mi abuela, que los jueces, que se han preparado toda su vida para serlo, y que escuchan las dos versiones, muchas veces se equivocan. Pues imagínate lo que nos podemos equivocar nosotros, que no nos hemos preparado para ello y no hemos oído las dos versiones.
Incluso criticamos a la Justicia cuando los resultados no se ajustan a lo que nosotros esperábamos. Buena muestra de ello, son las opiniones encontradas de distintos sectores de la sociedad ante casos muy mediáticos, algunos de ellos vividos recientemente.
En fin, que somos como somos, pero que hemos cambiado mucho es una realidad incontestable… y con los tiempos que corren y los que se avecinan, posiblemente seguiremos cambiando más.
¿Será para mejorar o para empeorar?
Que Dios nos ayude, que buena falta nos va a hacer.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¡¡¡Basta ya de mentiras!!!

Quienes me conocéis sabéis que no comulgo con ruedas de molino, y que tengo la fea costumbre de llamar al pan pan y al vino vino.
Y como no podía ser de otra manera, en el terreno de la política, tampoco soy muy políticamente correcto, pues ni PP ni PSOE son santos de mi devoción.
Y no es que yo sea un detractor acérrimo de unos u otros, pues cuando se lo han merecido he alabado y criticado tanto a unos como a otros.
Pero es que a estas alturas ya me tienen muy cabreado los dos, porque los dos nos mienten más que nos hablan, y mira que nos hablan. Bueno, si exceptuamos al sr. Rajoy, ése que de momento sigue sin dar la cara por ningún lado, ése que tanto criticaba a su homónimo del otro partido porque no daba la cara, ése que tantas veces le dijo a ZP que nos estaba engañando a todos los españoles.
Pues sí, el sr. Rajoy llevaba razón, pero el problema está en que ahora él hace exactamente lo mismo que criticó en su predecesor en el cargo. Nos miente y no da la cara.
¿Hasta cuándo vamos a ser indolentes?
¿Hasta cuándo vamos a aguantar que unos y otros nos mientan?
¿Hasta cuándo vamos a aguantar que unos y otros nos esquilmen (por no decir malgasten o roben) el dinero público?
¿Hasta cuándo vamos a seguir pagando las clases medias las tropelías que ellos cometen?
¿Hasta cuándo vamos a tener que seguir financiando a los bancos y cajas (que son empresas privadas) con el dinero público?
Podríamos seguir enumerando un montón de desaguisados que se están produciendo continuamente en el país, pero los días de mi vida, por desgracia, son finitos, por lo que aunque quisiera no tendría suficiente tiempo de enumerarlos.
Hace poco me he encontrado circulando por internet una cita muy interesante, que define con mucho detalle lo que nos está ocurriendo, con la salvedad de que fue escrita hace muchos años. La cita es de Ayn Rand (1905-1982) filósofa y escritora estadounidense de origen ruso, y dice así:
“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada.”
Y como no quiero ser muy pesado, mejor os pongo dos ejemplos gráficos de lo que os hablaba, por aquello de que una imagen vale más que mil palabras, aunque en este caso ambas vayan unidas. Puedes verlos en los dos enlaces de abajo y decidir por ti mismo.
http://www.youtube.com/watch_popup?v=r8WzucA518U
http://www.youtube.com/watch_popup?v=uqDNOfTHbc8

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Dónde está nuestra Babwil?

Nuestra mítica locomotora de vapor “La Babwil” (ahora después hablaremos sobre su nombre) que ha intervenido en un buen montón de películas de las que se rodaron por esta zona en los años 60, 70 y 80, al parecer se le ha perdido la pista durante unos meses, sin que nadie supiera a ciencia cierta dónde se encontraba. Parece que un grupo de fieles seguidores de sus derroteros al fin han dado con su paradero; se encuentra en Cataluña, donde se la han llevado para hacer una prueba de tren turístico a Figueras. Pero vayamos por partes.
El nombre de Babwil le viene por contracción de las dos primeras sílabas de la empresa que la construyó, que no fue otra que la Babcob Wilcox. Estoy seguro que todos hemos visto escrito por ahí el nombre de la vieja máquina de vapor de muchas maneras diferentes, pero la forma correcta es la que os muestro. Actualmente, se está también oyendo mucho por ahí el nombre de “La Guadix”, que tampoco estaría mal que se la reconociera por el nombre del pueblo donde tanto trabajó. Máxime cuando ese pueblo, a través de su ayuntamiento, y con el objetivo de que no se convirtiera en chatarra y pudiera tener la opción de funcionar como un tren turístico, se gastó en su total remodelación 60 millones de las antiguas pesetas.
De momento, para lo único que nos ha servido ha sido para prestarla durante dos años consecutivos a Aranjuez, para que sirviera de “Tren de la Fresa”, tren turístico al que los madrileños han sacado su buen provecho, haciendo el deleite de los peques y no tan peques, sin que Guadix haya recibido nada a cambio. Algo incomprensible.
Según comentan desde nuestro ayuntamiento, la empresa que ahora está explotando nuestra Babwil es la Compañía General de Ferrocarriles Turísticos, que sin decir nada, y sin que veamos una contraprestación para con nuestra ciudad, donde sus arcas públicas están famélicas, decidió llevarse la locomotora a Cataluña.
Después de tanto tiempo, lo que más de uno nos preguntamos es ¿por qué puede funcionar la Babwil como tren turístico en Aranjuez y en Figueras, y no puede hacerlo en Guadix? Esa es la pregunta del millón, y estamos esperando que desde el estamento que corresponda alguien nos diga algo. O mejor, alguien haga algo.
Y hablando de la Babwil, no podemos dejar de mencionar a su familia, o sea, los vagones que siempre la acompañaban en su trabajo como cineasta. Según noticias, éstos salieron de Guadix hace unos dos años y nadie sabe hacia dónde dirigieron sus pasos ni donde están en la actualidad. También sería conveniente que alguien responsable hiciera algo al respecto.
No caben más despropósitos. Los accitanos, y muy especialmente los accitanos de La Estación, queremos que nuestra Babwil 140-2054 sea un atractivo turístico de primera línea en nuestra comarca, que mucha falta nos hacen éste y cuantos revulsivos económicos seamos capaces de traer.
Todo, por el bien de Guadix y su comarca.
En el enlace de abajo podrás ver la reconstrucción de la Babwil 140-2054.
http://www.youtube.com/watch_popup?v=46U_-buQHAM

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

El gran capital…

El gran capital, ese monstruo que no entiende de otra cosa que no sea el enriquecimiento total, absoluto y a ser posible muy rápido, se sirve de mil maneras para tenernos a todos, sea de una u otra forma, a su disposición.
Uno de sus mayores y más eficientes esbirros son las tan traídas y llevadas agencias de calificación internacional.
Casi todos hemos escuchado últimamente, que éstas han bajado la nota a Grecia, y como si se tratara de la palabra de Dios, media Europa, por no decir Europa entera, se ha puesto a temblar, como si en ello nos fuera la vida, como si fuera poco menos que el fin del mundo.
Y no debemos olvidar, que esas mismas agencias son las que concedieron la máxima calificación a las hipotecas “subprime” o hipotecas basura. Y yo me pregunto, ¿cómo podemos prestar atención a semejantes manipuladores? Puede que tú y yo, que somos neófitos en las lides económicas, quedemos apesadumbrados ante las calificaciones que estas agencias emiten, pero que reconocidos políticos y economistas de prestigio internacional presten atención a semejantes barbaridades, no me cabe en las mientes, salvo si pensamos que esas agencias están controladas por el gran capital, que bailan a su antojo y que nos dicen en cada momento aquello que les interesa vendernos, sea bueno o malo, que al fin y a la postre eso es lo de menos.
No comprendo cómo después del varapalo de las hipotecas basura, alguien escucha a estas agencias, y mucho menos nuestras cabezas pensantes, esos políticos de turno que una vez han llegado a su trono por nada del mundo quieren apearse de él.
Y sin embargo, ¡qué paradoja!, cuando EEUU estuvo al borde de la bancarrota hace poco tiempo, estas agencias callaban como ladrones nocturnos. Os recuerdo que a falta de 10 minutos para la votación en el Senado norteamericano, se daba casi por hecho que EEUU iba a suspender pagos; a última hora un grupo de senadores conservadores apoyó la petición de su presidente y finalmente EEUU no quebró.
Pues durante todo el tiempo que duró la tesitura, ninguna agencia de calificación dijo ni mu, todas calladas como…, ninguna calificaba nada.
Y ahora, el sr. Obama se permite la licencia de darnos consejos económicos a Europa, él, que casi llevó al país a la quiebra.
Las principales agencias de calificación internacional son tres: Las estadounidenses Standard and Poor’s y Moody’s, y la franco-estadounidense Fitch.
Las tres agencias privadas de calificación hacen llover o salir el sol en lo que concierne a la evaluación de la solvencia y la credibilidad de un emisor de obligaciones, ya sea un Estado o una empresa. Existen desde hace cerca de un siglo pero no fue hasta los años 1970-1980, cuando sus negocios se desarrollaron espectacularmente. Hasta los años setenta, eran los compradores potenciales de obligaciones emitidas por los Estados y las empresas los que pagaban a las agencias de calificación para que les dieran sus consejos sobre la calidad de los emisores. Luego la situación se invirtió completamente y son los emisores de obligaciones los que pagan a las agencias para que los evalúen. La motivación de los poderes públicos y de las empresas es, por supuesto, obtener una buena nota ya que así pagarían el tipo de interés más bajo posible a los compradores de sus obligaciones. Recordemos que justo hasta la víspera de la quiebra de Enron en 2001, las agencias de calificación, espléndidamente remuneradas, le atribuían la máxima calificación a este negociante de la energía. En forma similar, en 2008, actuaron con los bancos de negocios Merryl Lynch o Lehman Brothers. Y de igual manera actuaron cuando la crisis de los bancos islandeses en 2008-2009, otorgándoles la máxima nota. Y lo mismo con Grecia en 2009, comienzos de 2010.
Demostraron perfectamente su capacidad de causar daño, de engañarnos a todos y de reírse de todos. Todas esas empresas quebraron. ¡Menos mal que tenían buena calificación!
Y ¿quiénes son los dueños de esas empresas de calificación?, pues muy sencillo, las grandes fortunas del mundo, el gran capital, ese que vela para que nosotros seamos cada vez más pobres y ellos cada vez más ricos.
¡Que Dios nos coja “confesaos”!

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Esta puta crisis…

Nos guste o no, la inmensa mayoría de curritos de este país, y la inmensa mayoría de autónomos y pequeños y medianos empresarios, nos estamos viendo envueltos en este “peazo” de crisis que nos tiene cogidos por los “machos”.
Está muy extendido, es de dominio público, y casi todos creemos en ello a pies juntillas, que la culpa es del gobierno y de ZP.
Y no seré yo el que diga que no, pero sí seré yo el que amplíe ese marco de culpa, pues si bien es verdad que muchísima de la culpa la tiene el gobierno y ZP a la cabeza, también es verdad que hay otros poderes fácticos que tienen la misma o más culpa de lo que nos ocurre que el gobierno y ZP.
Sí, amigo. Detrás está el gran capital, ese que controla todo o más, ese ante el que rinden pleitesía éste y todos los gobiernos del mundo, ese que lo dirige todo, aunque casi nunca se sepa quién es exactamente.
Pero empecemos por el principio, para que nos vayamos enterando poco a poco.
EEUU, sí. Y, por supuesto, sus grupos de presión, que no son ni más ni menos que el gran capital; no ese ricachón que tiene 1.000 millones de dólares; ése es un pobre infeliz. Cuando hablamos del gran capital nos referimos a las grandes fortunas del mundo, esas que cuando su capital baja de 15 o 20.000 millones de dólares se ponen a temblar. Y si al principio he dicho EEUU, no es ni más ni menos porque esas grandes fortunas son las que dirigen al todopoderoso, igual que a los demás. Nos guste o no.
Si hubiera que fijar un punto en el que pudiéramos decir que fue donde arrancó la actual crisis mundial, estoy seguro en que nadie me contravendría, si dijéramos que el punto de salida podríamos fijarlo en las hipotecas “subprime” que EEUU y sus bancos vendieron por todo el mundo, como si se tratara de un chollazo a precio de ganga; el resultado del chollazo lo hemos visto y nos ha afectado a todos después. Ellos vendían mierda, con perdón, y nosotros comprábamos lo mismo, creyendo que comprábamos oro del bueno.
Para que se entienda un poco mejor qué es una hipoteca “subprime”, diremos que podemos definirla de la siguiente manera:
Las hipotecas “subprime”, bautizadas en español como hipotecas de alto riesgo o hipotecas basura, tienen como factor común lo que califican las entidades financieras como baja calidad de riesgo crediticio y en compensación condiciones bastante elevadas para el cliente.
Comentemos algunas de las características más frecuentes, con la consideración de que cada oferta puede incidir en mayor o menor medida en cada uno de estos aspectos:
1) No cumplen los estándares de calidad del riesgo crediticio habituales:
• Nivel y justificación de ingresos.
• Estabilidad en el empleo.
• Presencia de filtros de morosidad.
• No se requieren avalistas.
• No se solicita al cliente la documentación de un expediente mínimo (en Estados Unidos se estaban desarrollando las “no-doc mortgages”, en las que las entidades no exigían ninguna documentación a los clientes).
2) Ofrecen facilidades adicionales:
• Sistemas de amortización creciente.
• Tipos inicialmente bajos.
• Plazos de amortización elevados.
• Repuesta rápida a la solicitud del cliente.
3) Condiciones económicas elevadas:
Bajo un tipo inicial “gancho” que puede ser muy bajo y una cuota asequible, se “esconden” unos tipos que pasado dicho periodo inicial son bastante más elevados que los de una hipoteca convencional.
Del mismo modo, las facilidades iniciales (carencia, plazos elevados, etc.) también incrementan de forma considerable los intereses de la hipoteca.
4) En gran medida estas hipotecas se venden a las firmas de inversión, que las utilizan para ofrecer a los inversores (a través de fondos de inversión, planes de pensiones, etc.) grandes rentabilidades con el respaldo que hasta la fecha suponía la operación hipotecaria.
Por tanto, podríamos decir sin temor alguno a equivocarnos, que las hipotecas basura y cuantos especularon con ellas, tuvieron gran parte de culpa. Sin duda.
Mientras, en España, lo que dio en llamarse “el ladrillazo”, seguía unos estándares crediticios, más propios de las hipotecas basura y más cercanos a éstas, que a los estándares que siempre habían presidido los créditos en España y que había caracterizado a nuestros bancos, cajas y cooperativas de crédito. ¿Y quién o quienes había detrás de éste cúmulo de despropósitos? Pues muy fácil, y ahora os lo razono.
Por un lado el ansia inconmensurable de promotores, constructores y demás allegados, por hacerse ricos pronto y a costa de lo que fuera menester hacer. Por otro, la vorágine especulativa de nuestros bancos, cajas y cooperativas de crédito, que imponían un ritmo espartano y unos objetivos a sus empleados para colocar las hipotecas, más propios de los tiempos de Esparta y Roma que de estos tiempos.
Las hipotecas se daban en aquellos tiempos casi como los teléfonos móviles al principio; ibas al barbero a pelarte y te regalaban el móvil.
Poca seriedad, menos criterio, y así nos ha ido.
Y no podemos dejar de lado al Banco de España, que toda la vida se ocupó de controlar y supervisar a los bancos, cajas y cooperativas de crédito, y que en un momento dado, a todas luces, hizo dejación de sus funciones y permitió que los créditos se dieran sin el más mínimo rigor. Eso sí, muy poco después, por medio de su Presidente, dio el salto de la economía a la política, dejándose ver con bastante más frecuencia de la deseada en telediarios y periódicos, recomendando la flexibilidad laboral y otras bagatelas poco propias de su misión principal. Si un servidor hubiera tenido poder, éste señor habría sido cesado fulminantemente, no sólo por haber hecho dejación de sus funciones y no haber cumplido con su deber, sino por dedicarse, o al menos intentarlo, a labores que no eran propias de su cargo y que no le competían.
Por tanto, también podemos decir sin miedo a equivocarnos, que desde el Banco de España hasta el último banco, caja o cooperativa de crédito de este país, también han tenido su parte de culpa en esta puñetera crisis.
Por supuesto, que no vamos a pasar de soslayo sobre nuestra clase dirigente, sobre nuestra clase política, pues ellos también han tenido su buena parte de culpa en este desaguisado de la crisis. Y la han tenido por hacer dejación de sus funciones; unos por la parte económica, los que han permitido las tropelías bancarias y han vilipendiado los fondos del erario público, otros por la parte social, pues estaban más preocupados de su propia situación y la de sus familiares, amigotes y conocidos, que de la situación de quienes les dimos la oportunidad de dirigirnos. Y sólo quiero hacer mención con esto a aquellos que tienen sus manos limpias, a aquellos que no nos han robado, pues si habláramos de los que sí nos han robado, y está demostrado, mi pobre ordenador no tendría capacidad para contener los ríos de tinta que se podrían verter, y tal vez yo no viviera lo suficiente como para que me diera tiempo a contároslo, si es que era capaz de llegar a terminar de escribirlo algún día. Y eso, que obviamente no podría contaros nada sobre aquello que desconozco o que no ha sido probado mediante sentencia firme.
Por tanto, y también sin temor a equivocarnos, podemos decir que gran parte de la culpa la tienen muchos de nuestros dirigentes políticos. Ellos.
Y en el último escalón estamos nosotros, la clase media, la más abundante en el país.
Sí, nosotros también hemos tenido nuestra buena parte de culpa en la crisis, y como en todos los grupos comentados anteriormente, que se salve el que pueda.
Y no hablo de oídas, pues me ha tocado vivirlo desde muy cerca por trabajar donde lo hacía, en un Banco.
Si tú eres una persona normal (aunque en estos tiempos que corren, más bien deberías llamarte privilegiado), con un trabajo estable, que ganas alrededor de 1.100 euros al mes y quieres comprarte una vivienda, tú por mucho que quieras, no puedes comprarte una mansión de lujo, ni tampoco un piso de 250.000 euros, porque cuando te queden 400 o 500 euros, en el mejor de los casos, para comer, vestirte, el coche, los gastos de la casa de luz, agua, teléfono, gas, IBI, etc., tú, antes o después y en el mejor de los casos estarás condenado a no poder pagar la hipoteca, eso suponiendo que no hayas perdido el trabajo antes.
Pues muchísima gente se metía en eso y más, pues ya que estaba, la hipoteca se inflaba al máximo y de camino se compraba el cochazo de su vida, amueblaba la casa a tutiplén y no le faltaba ni leche de hormiga.
Pero es que además, en su previsible y anunciada caída, arrastraba tras de sí a sus pobres padres pensionistas, al hermano de turno o al bueno de su amigo, que lo avalaron de mil amores, no queriendo pensar nunca que pudiera darse una situación indeseable.
Por tanto, también nosotros, y como decía antes que se salve el que pueda, hemos contribuido a fomentar la llegada de esta puta crisis.
Pues ahora, amigo, si miras hacia atrás en lo escrito, dime si queda alguien que no haya tenido culpa en la crisis. Por supuesto que todos no hemos influido de la misma manera ni en la misma proporción, pero sí que ahí estamos todos.
Y que se salve el que pueda.
Esta es mi visión de la crisis a grandes rasgos. Todos los hechos a los que aludo están profusamente constatados y no he querido ni pretendido hacer alusiones personales.
Para no hacer esto muy cansado, he preferido dejar para otro día, hablaros sobre el gran capital, ese que nombraba al principio, y sobre sus muy variados esbirros, principalmente las tres grandes agencias de calificación internacional. ¡¡¡Casi “ná”!!!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EXPEDIENTE DEL AÑO 1734 SOBRE LA ESCUELA DE OHANES DE LAS ALPUXARRAS

El expediente que a continuación se transcribe, firmado por el cronista oficial de la Villa de Ohanes de las Alpuxarras Joseph Sancho el 15 de diciembre de 1740, ha sido recogido de la revista Alzada, publicación de la Escuela de Arquitectos Técnicos de Granada. Trata de una historia real que deseamos dedicar a los empresarios y responsables municipales que hoy siguen jugando con la vida de las personas.

CARTA DEL MAESTRO

Señor Alcalde de Ohanes de las Alpuxarras:

Tengo el honor de poner en su conocimiento la inquietud que me produce ver la viga que media la clase que regento, pues está partida por medio, por lo cual el terrado ha cedido y ha formado una especie de embudo que recoge las aguas de las lluvias y las deja caer a chorro tieso sobre mi mesa de trabajo, mojándome los papeles y haciéndome coger unos dolores reumáticos que no me dejan mantenerme derecho. En fin señor Alcalde, espero de su amabilidad ponga coto a esto si no quiere que ocurra alguna desgracia con los niños y con su maestro, éste su muy seguro servidor. Dios guarde a Vd. muchos años.

Señor maestro de primeras letras de la localidad de Ohanes.

(firmado y rubricado)

CARTA DEL ALCALDE

Señor maestro de primeras letras de la villa de Ohanes de las Alpuxarras:

Recibo con gran extrañeza, el oficio que ha tenido a bien dirigirme y apresuro a contestarle. Es cosa rara que los agentes de mi autoridad no me hayan dado cuenta de nada referente a la viga, y es más, pongo en duda que se encuentre en esas condiciones, puesto que según me informa el tío Sarmiento no hará sesenta años que se puso, y no creo una vez dadas esas explicaciones, que no tenía por qué, paso a decirle que eso no son más que excusas y pretextos para no dar golpe.

En cuanto a lo de los papeles que se le mojan y el reuma que se le avecina, puede muy bien guardárselos, a aquellos en el cajón o en casa, e ir a la escuela si quiere con una manta. No obstante lo que antecede, enviaré uno de estos días a algunos de mis subordinados que mire lo que hay de esto. Y ojo que su engaño le costaría estar otros seis años sin cobrar los quinientos reales de su sueldo.

Dios guarde a Vd. muchos años. Ohanes, 28 de noviembre de 1734.

El alcalde Bartolomé Zancajo.

(firmado y rubricado)

CARTA DEL MAESTRO

Sr. Alcalde de Ohanes de las Alpuxarras. Partido de Uxixar. Reino de Granada.

Tengo el honor de acusar recibo de su atento oficio de ayer, donde tiene a bien de poner en duda el estado de la viga. Desde mi oficio anterior, Sr. Alcalde, hace unos ocho meses, pasaron las lluvias del invierno, y yo siempre mirando la viga con la inquietud consiguiente, ¿caerá o no caerá? Y así un día y otro, como si en vez de una viga fuera una margarita. Si Vd. no cree lo que le estoy diciendo, puede mandar dos personas peritas, o venir Vd. mismo dando un paseito, si no le cuesta mucha molestia, que yo no le engaño, más que darle una idea del estado de mi clase, me permito acompañarle un dibujo, tomado del natural, que le dará una estampa real de ella. Y de lo del sueldo, no creo que se atreva Vd. a tocar mis quinientos reales, porque ya sabe Vd. lo que dice el refrán: “Al cajón ni…”, en fin Sr. Alcalde, Dios le guarde muchos años a efectos de la viga.

Ohanes de la Alpuxarra a 29 de noviembre de 1734.

El maestro Menón Garrido.

(firmado y rubricado)

CARTA DEL ALCALDE

Señor maestro de primeras líneas de la Villa de Ohanes de las Alpuxarras:

Acuso recibo de su oficio de 29 de noviembre del pasado año, me parece excesiva tanta machonería en el asunto de la viga. Sepa el señor maestro, que si no le conviene la escuela puede pillar el camino e irse a otro sitio, que aquí para lo que enseña, falta no hace.

¿Qué importan a estas gentes ni a nadie donde está Marte ni las vueltas que da la Luna, ni que cuatro por seis son veintisiete, ni que Miguel de Cervantes descubrió América? Para coger un mancage, basta y sobra con tener fuerzas para ello. No obstante, como soy amante de la cultura, y no quiero que digan que he hablado mal al maestro y no le trato como se debe, nombraré una comisión que informe sobre el asunto de la viga, y si resulta que Vd. me ha engañado que Dios le guarde.

Ohanes de las Alpuxarras a 15 de octubre de 1735.

El alcalde Bartolomé Zancajo.

(firmado y rubricado)

INFORME DE LOS PERITOS

Antonio Fuentes Barranco y Juan González García, maestros albañiles graduados de la Villa de Ohanes informan:

Personados en el sitio denominado u llamado, dicho sea con perdón, la escuela de este lugar, a las 12 de la mañana de mayo de 1736, acompañados por el Sr. Escribano de este Ayuntamiento, y mandados por el señor Alcalde, opinamos, pensamos y creemos que la viga que ocupa el centro de la clase, aula o sala, que por estos tres nombres se le denomina o circunscribe, que la dicha viga no se ha movido, sólo se ha bajao cosa de diez o doce deos, amenazando sólo caer, pero nunca juntarse con el suelo aplastando a los que coja dentro.

Pero como quiera que la madera es un cuerpo astilloso, tiene que crujir antes de pegar el golpazo, dando tiempo a que se salven por lo menos siete u ocho. Por lo cual firmamos por no tener sello.

Ohanes, Antonio Fuentes y Juan González.

(firmado y rubricado)

INFORME DEL ESCRIBANO

Don Celedonio González García de García González. Escribano de la Villa de Ohanes, partido de Uxixar, reino de Granada. Digo, declaro y doy fe, de cuanto en esta información del maestro de primeras letras de esta localidad, sobre una viga que dice el primero al Sr. Alcalde, o sea el segundo, está  partida en el techo de su clase. Mi informe imparcial, desapasionado y verídico, como corresponde a mi profesión, es el siguiente: Si la viga cae, y amenaza peligro, puede ocurrir:

a) que mate al maestro, en cuyo caso esta corporación se ahorraría los quinientos reales que se le pagan;

b) que matase a los niños y no al maestro, en cuyo caso sobraría el maestro;

c) que matase a los niños y al maestro, ocurriendo en este caso como suele decirse, que se mataban dos pájaros de un tiro;

d) que no matase a nadie, en cuyo caso supuesto no hay porque alarmarse.

Examinados en derecho las causas y efectos que anteceden, emito este informe, honrado y leal, cumpliendo con ello un deber de conciencia.

En Ohanes de las Alpuxarras a 15 de mayo de 1736.

Celedonio González García.

(firmado y rubricado)

INFORME DEL CRONISTA DE LA VILLA

Yo, Don Joseph Sancho Mengíbar, cronista de la Villa de Ohanes de las Alpuxarras, declaro por mi honor que los hechos que a continuación describo para que de ellos quede constancia en el Histórico Archivo de esta Villa, lamentando que la índole de los mismos, ponga un hito trágico en los bucólicos anales de este pueblo:

El día catorce de octubre de mil setecientos cuarenta, siendo Alcalde de la villa Don Bartolomé Zancajo y González, y siendo las doce de la mañana, se hundió el techo del salón de la escuela de esta localidad, pereciendo en el siniestro el señor maestro de primeras letras Don Menón Garrido Martín y los catorce niños que en aquellos momentos daban su clase.

Después de laboriosos trabajos fueron extraídos de los escombros los cadáveres de las victimas y trasladados al depósito del Cementerio Municipal, acompañados del pueblo en masa, que era partícipe por entero del dolor que significaba tal catástrofe, ya que a todos más a menos directamente les alcanzaba, dado el número tan elevado de inmolados en aras de la cultura.

Abierto el oportuno expediente, se ha podido comprobar que por parte de la autoridad competente se tomaban periódicamente todas las medidas encaminadas a velar por el buen funcionamiento del sagrado recinto; y como pruebas concluyentes se presentó expediente incoado al efecto, que dos peritos albañiles y el ilustre escribano de esta villa, informaban sobre el buen estado del local, en fecha muy próxima al suceso, quedando plenamente demostrado que únicamente un accidente fortuito fue el responsable del hundimiento.

Ohanes de las Alpuxarras a 15 de diciembre de 1740.

Joseph Sancho.

(firmado y rubricado)

¡Ele ahí el arte de Andalucía!

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Hola amigos

Esta tarde se me ocurrió comenzar un nuevo sitio, éste, que poco a poco iremos dotando de contenido.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario